La carretera de Es Canar incorporará un carril bici y un paso de peatones separados del paso de vehículos

Inicio

Ayuntamiento

Transparencia

Áreas/Departamentos

Municipio

Parroquias

Turismo

Noticias
 IMG 9674

 

Se realizará también un rotonda para eliminar el punto conflictivo que suponen las salidas hacia S'Argamassa, Cala Martina y Cala Pada - Se aprovechará la actuación para enterrar casi dos kilómetros de cable

 

El alcalde de Santa Eulària, Vicent Marí, ha presentado hoy el Proyecto de renovación de la carretera de Es Canar, la vía de titularidad municipal más importante que conecta esta población con Santa Eulària, siendo la de mayor tráfico y la que permite la movilidad en el enclave con más plazas turísticas del municipio. El proyecto, que incorpora elementos para tratar de reducir el impacto visual y la integración en el entorno de un proyecto como éste, pretende mejorar la seguridad de la vía para todos los usuarios, no sólo los conductores, y por esta razón incorpora un carril bici y un paso de peatones separados de la calzada.

 

Marí ha estado acompañado por el concejal de Obras, Mariano Juan; y las concejalas Antonia Picó y Carmen Ferrer; así como de Eivinatura, el estudio de ingeniería que ha realizado el proyecto. La obra tiene un presupuesto inicial estimado de 3,07 millones de euros y deberá ejecutarse por fases. Según destacó Marí, la mejora de la vía se puede plantear gracias a la colaboración de los propietarios de los terrenos en que se ampliará la plataforma, que después de muchas conversaciones han aceptado la cesión de los terrenos, evitando así un proceso de expropiación que dificultaría o imposibilitaría su realización.

 

En cuanto a la ejecución, aunque la obra está planeada para hacerse en seis meses, la prudencia para no afectar esta vía en temporada turística y los problemas que podría haber para hacer alguna de sus fases (la Fase I , a la salida de Santa Eulària, está afectada por la renovación de canalizaciones con motivo de la ampliación de la depuradora, por lo que no se abordará hasta que el Ministerio de Medio Ambiente no acabe la obra) aconsejan hacerlo por separado. Así, este invierno se abordará la ejecución de la rotonda y, si es posible, la conexión desde allí hasta la entrada de es Canar. En invierno posterior ejecutaría la entrada a Es Canar y, si ya fuera posible, la más cercana a Santa Eulària.

 

En total, se han planteado cuatro fases que suponen actuar en cerca de 2,8 kilómetros de vía. El objetivo es que toda la vía, desde la salida de Santa Eulària hasta la entrada de es Canar, cuente con elementos como aceras o carriles bici separados con vallas para que sus usuarios estén lo más protegidos posible. Allí donde ya hay aceras, se tratará de hacer más cómodo el paso, dejando a un lado a los peatones y al otro los ciclistas. Para estos últimos, el espacio reservado será de 2,25 metros, lo que permitirá el cruce de usuarios en sentido contrario sin complicaciones.

 

En el resto de la vía deberán plantearse de nuevo. En este caso, se ampliará la plataforma de la vía para acoger un espacio de tres metros de ancho, separado con cierre del paso de vehículos. Este espacio será conjunto para ciclistas y peatones.

 

Eliminación de un punto conflictivo

 

La actuación prevista por el Ayuntamiento tiene otros beneficios como reducir el impacto visual que suponen cerca de dos kilómetros de cables de diferentes Servicios, tanto de telefonía como de electricidad; o la instalación de 230 balizas de luz (más eficientes y con menos problemas de impacto visual y contaminación lumínica) en lugar de farolas en altura (se colocarán sólo 8 en la rotonda).

 

Y otro punto importante es la eliminación del punto conflictivo por el tráfico que supone el cruce con los accesos a Cala Pada, Cala Martina y S'Argamassa. Esta entrada y salida de vehículos a zonas muy visitadas por los residentes y con mucha actividad turística genera actualmente algunas situaciones de peligro que se solucionan con la realización de una rotonda de 29,5 metros de diámetro.